viernes, 28 de marzo de 2014

Los Mácbez

de William Shakespeare. Adaptación de Juan Cabestany. Dirección: Andrés Lima. 
Una producción de: Volpone Producciones, Carallada Show, Mama Floriana Asuntos Cunturales y Centro Dramático Nacional
con Carmen Machi, Javier Gutiérrez, Chema Adeva, Rulo Pardo, Rebeca Montero, Jesús Barranco y Laura Galán.

28 de marzo de 2014. Teatro Colón, La Coruña. 120’ aprox.


La tragedia escocesa de Shakespeare en la Xunta de Galicia. La ambición desmedida de un director general que alcanza la presidencia sin poner reparos a los medios. Los crimenes son los de Macbeth, el contexto el de unos Mácbez de hoy. 

Al principio el paralelismo parece arriesgado. Aunque la política actual es dura, el magnicidio ya no se estila. Pero uno acepta pronto el juego y entiende que la obra es un magnífico Macbeth y no solo un irónico Mácbez. Como en tantas óperas actuales se trata de poner al día una historia clásica a la que no se traiciona. Al contrario. El trabajo de Juan Cabestany y Andrés Lima es soberbio. Un texto en el que nunca decae el interés, una escenografía de una simplicidad cautivadora (apenas un cubo distorsionado y tres sillas) y un trabajo de actores espléndido, hacen que enseguida entendamos que estamos contemplando algo muy grande. Viene a la memoria aquel Ricardo III de Sam Mendes con el que el Centro Niemeyer trajo a Kevin Spacey a Avilés. La forma del escenario lo recuerda. La manera de actualizar la tragedia también. Y el trabajo de Javier Gutiérrez está a la altura de lo que exige el personaje de Shakespeare. A la altura de las mejores interpretaciones trágicas que yo haya visto. Y la sorpresa no puede ser más grata tratándose de un actor que uno tiende a encasillar en otros registros. Carmen Machi ya no sorprende, está a su nivel de siempre. Los dos componen una pareja perfecta y aportan la carnalidad que requiere la relación entre sus personajes. Los demás también están impecables. Son siete actores que hacen un trabajo múltiple con el que muchos más personajes entran y salen de este escenario zen. Magníficos esos arquetipos de la política. Sobresalientes los sueños y las apariciones de las meigas en esas mutaciones surrealistas de estos gallegos en seres legendarios. Ha sido una suerte encontrarnos con Los Mácbez en esta escapada a La Coruña este fin de semana. Un lujo ver en su lugar natural esta obra memorable.

sábado, 22 de marzo de 2014

Por los ojos de Raquel Meyer

un espectáculo creado y dirigido por Hugo Pérez.
producción: Juanjo Seoane

con Maribel Per, Amanda Puig, Nené Pérez-Muñoz, Carmen Rodríguez de la Pica, Chelo Vivares, Rocío Osuna, Belén González, Badía Albagati, Pablo Rossí e Iván Ariola
 

22 de marzo de 2014. Centro Niemeyer (Auditorio), Avilés. 135’ aprox. (con descanso)

Un espectáculo musical sobre Raquel Meyer que intenta evocar su vida.

Pero no lo consigue. Lo más destacable es seguramente el vestuario. Y el acompañamiento de los tres músicos que, por suerte, teníamos bastante cerca. Por lo demás, una buena lección de mala puesta en escena. Por momentos parecía un espectáculo juvenil dirigido a los abuelos. Pero ni los unos ni los otros merecerían este trato. Quizá estemos mal acostumbrados. El abono teatral de Avilés suele estar a otro nivel. Muy por encima del incomprensible juicio de los críticos que aparecen en el programa de mano.


viernes, 21 de marzo de 2014

A cielo abierto

de David Hare. Traducción y dirección: José María Pou. 
una producción de Focus.
con José María Pou, Nathalie Poza y Sergi Torrecilla.

21 de marzo de 2014. Teatro Palacio Valdés, Avilés. 135’ aprox. (con descanso)
.

La visita de Edward al apartamento de Kyra preludia la de su padre. Kyra había trabajado con esa familia y durante seis años había sido amante de Tom, un empresario exitoso y un hombre seguro de si mismo. Kyra se fue cuando la mujer de Tom descubrió la relación entre ellos. Desde entonces es una maestra comprometida que vive en un suburbio de Londres. Ella no sabe que la mujer de Tom murió de cáncer hace un año. Por eso Tom va a su casa y estará allí toda la noche. Para repasar sus vidas, sus fracasos y sus posibilidades de volver a amarse.

El texto de Hare compone un soberbio análisis de la manera en que las culpas propias se desvelan al reprochar las del otro. El de Kyra y Tom es un duelo entre dos edades, dos sexos y dos formas de entender la vida. Una historia áspera sobre las asimetrías del amor y las maneras de estar en el mundo. La derecha y la izquierda son bien distinguibles. Masculina, madura y con la posición ganada la primera. Femenina, joven y periférica la segunda. El apartamento de Kyra es el escenario de una contienda que llena toda una noche en la que nada cambia. Tan solo esa iluminación que nos regala el amanecer interior más bello que yo haya visto en un teatro. O la visión sobre la vida que tienen unos amantes que se reprochan el pasado y se niegan el futuro. Los actores están magníficos. Nathalie Poza consigue ser mucho más que el contrapunto a la presencia poderosa de José María Pou en cualquier escenario. Una presencia que siempre tiene el riesgo de comerse a sus personajes. Pero esta vez no. Esta vez el inmenso actor y director es más que José María Pou, es todos esos Tom maduros que no saben vivir sin la cara del que sabe. O la máscara. Porque Nathalie Poza hace que Kyra se la quite y muestre las inseguridades y culpas que hay tras ella. Dos actores espléndidos que nos hacen vivir un duelo íntimo que, al revés que a sus personajes, afirma a cada uno mientras combate  con el otro.

sábado, 15 de marzo de 2014

En construcción

de Carolina Román y Nelson Dante. Dirección y producción: Tristán Ulloa. 
con Nelson Dante y Carolina Román.
 

15 de marzo de 2014. Centro Niemeyer (Club), Avilés. 100’ aprox. Ciclo Off-Niemeyer.

Pablo y Sole son hijos de esa generación que lo perdió todo en un corralito. Hasta la esperanza. Dejaron Buenos Aires para buscarla en Madrid. Pero no les va bien. Los sueños de Pablo allí parecen ingenuos aquí. Y eso los va alejando.

Fin de semana intenso en el Niemeyer. He pasado el día en el cine participando en el magnífico taller que Gervasio Sánchez está dirigiendo aquí hoy y mañana. Cruzo la plaza y entro en el club justo a tiempo para encontrarme con esta pareja porteña que evoca su enamoramiento en Buenos Aires, el doliente abandono de su primer hogar allí y la ilusión con que esperan lo mejor para su pequeña hija en España. Me fascinan desde la primera escena. Me encanta la forma en que se hablan, la manera en que ironizan sobre nuestra forma de hablar, la fresca sutileza de todo lo que dicen. Comprendo esa añoranza que saben que se hará doble si Sofía crece a este lado del charco. Se nota verdad en todo lo que dicen. Porque los personajes, los autores y los actores quizá podrían decir lo mismo. Porque Carolina Román y Nelson Dante (y también Tristán Ulloa) hacen que uno quiera lo mejor para Sole y para Pablo. Por eso se agradece ese final en el que se intuye algo de esperanza. Así que es bien merecido ese largo aplauso que parece emocionar a quienes tanto me han emocionado. Otra noche magnífica en este club pequeño en el que se está haciendo grande la programación del Off-Niemeyer.

viernes, 14 de marzo de 2014

Continuidad de los parques

de Jaime Pujol. Dirección y adaptación: Sergio Peris-Mencheta. 
una producción de Teatro Español en coproducción con BarcoPirata ProduccionesTeatrales.
con Roberto Álvarez, Fele Martínez, Gorka Otxoa, Luis Zahera y Marta Solaz.

14 de marzo de 2014. Teatro Palacio Valdés, Avilés. 90’ aprox. Estreno absoluto
.

Ocho historias alrededor de un banco en un parque. Desde la madrugada de un día hasta la mañana del siguiente. Seducción, Voces, Sin cable, Yeguas en la noche, El "truquis", Yeguas en la noche (?), Malas pulgas y Luz Verde son sus títulos.

Buenas interpretaciones y buena escenografía para una serie de historias con sorpresa cuya continuidad está solo en el tiempo y el lugar. Aunque buena parte del público se ríe con todas ellas, a mi me parecen muy desiguales. Algunas muy malas (como la primera del ensayo amoroso). Otras muy buenas (como la última del viaje en el taxi). Reconozco la labor de los actores (me ha gustado mucho Luis Zahera). Encuentro momentos con aroma de Gente en sitios (la película de Cabestany). Pero también otros de humor automático. Quizá sea el estreno. Quizá la entrega incondicional de buena parte del público. Pero el interés de esta Continuidad de los parques me ha resultado muy discontinuo.